Posteado por: Alberto Rubio | 27 noviembre 2009

Si la cosa funciona. (2009)

“Cómo quieres que te olvide si cuando comienzo a olvidarte me olvido de olvidarte y comienzo a recordarte.” (Woody Allen).

Y resulta que al final, todo se resume a que si la cosa funciona…

La nueva comedia de Woody Allen se centra este año en un retorno, tras su gira europea, a su Nueva York natal, escenario clásico de sus películas, fruto de la cual nació la del año 2009. Rememorando sus películas de antaño 20 años atrás en las que se juntaban tres bazas: Un personaje misántropo como protagonista contándonos las visones de Allen acerca de la vida, Nueva York como escenario de fondo, y el jazz como acorde musical.

Así comienza una historia que nos habla de Boris, un anciano ya tocado por el paso de los años cuyo carácter no se basa en la amabilidad hacia las personas pero que con ácido humor responde a cada uno, resultando simpático en su amargura solitaria. Con tendencias suicidas fruto del desamor en la vida y su ego que no fue recompensado intelectualmente como él se consideraba. Hasta que llega a su vida una joven inocente sureña que le cambiará la vida, con su ingenuidad que se irá transformando con el tiempo manteniendo una extraña relación que aunque nadie entendía, solo ellos podían saber. Y que a los dos les hacía feliz.

Mezclándose distintos personajes que irán apareciendo y tejiendo una red que nos hará ver cómo las relaciones nacen, crecen y evolucionan cambiándonos a nosotros mismos, buscando esa armonía que nos haga felices. Y todo ello, fruto del azar y la casualidad. En el lugar o momento más inesperado cada cual encuentra su lugar en el mundo con quien le hace feliz.

Resultando así una agradable comedia que realiza diversos juegos de cámara entre el espectador y el actor desde el comienzo hasta el final, haciéndote partícipe de la película, aprendiendo de sus frases y su modo de entender esa filosofía acerca de las personas y las relaciones, siguiendo tus propias creencias, sin lo que importe en la sociedad o lo que sea lo “normal”, sólo importando tu yo interior y que con ello nadie salga perjudicado; viviendo ese momento dure lo que dure mientras seas feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: