Posteado por: Alberto Rubio | 4 enero 2010

Los Secretos del Corazón.

“Esta historia, esta historia no puede acabar. Al final de cada página continuará” (Los Secretos).

Viernes, 19 de Diciembre de 2009.

Ese día, un grupo que ya se ha hecho un nombre en la historia de la música española, cerró su gira en Madrid tras multitud de conciertos por toda la geografía española. Sus canciones viajaron estos meses por las carreteras cruzándose con coches que seguramente llevarían en la radio alguna canción suya.

Son nuestros Secretos. “Los Secretos” del corazón, que dándonos gracias por elegirles, dijeron un Hasta Pronto en el Palacio de los Deportes de Madrid.

Sobre el ambiente del Palacio se olía la meláncolía de sus notas, se sentían las letras llenas de sentimiento al coro de diez mil almas. “He muerto y he resucitado” al eco de su respuesta: “Un árbol con mis cenizas he plantado”. Persiguiendo sueños rotos que se corearon con el hilo de tus ojos de los allí asistentes que no quisieron perderse la despedida prenavideña, fieles a su cita una vez más.

Sin faltar Enrique, la gran ausencia siempre presente que con su voz nos recuerda su poesía. Sin importar las inclemencias del tiempo, el frio, la lluvia, o la noche desapacible, porque sólo ellos saben calentar los ánimos de todos desde el principio al final.

Cada concierto es una nueva página en su diario personal, una nueva oportunidad de vibrar con sus voces en directo, sin que las intempestades del tiempo y los infortunios pasados puedan con ellos. Y aún así, siguen escribiendo y cantando preciosas canciones, a las que acudir cuando hace falta y el alma se te queda desnuda y el corazón en un puño. Porque van directos al corazón.

Nos hablan de amores perdidos, bares donde nos amanecía, calles que nos vieron pasear bajo la lluvia, tu nombre escrito sobre un vidrio mojado, los besos a la vuelta de cualquier esquina, taxis camino de una vida mejor, pero a tu lado.

La antesala a dicho espectáculo la dieron el trío “84”; tres voces primorosas con tres acústicas endemoniadas; y el retorno de “Mama”, compañeros de quinta cuando se hablaba de que eran dos grupos enfrentados destinados a encontrarse. Jose María Granados y su gente editaron recientemente “Su mejor canción”, siendo éso mismo lo que hicieron. Abrir un abanico donde el aire movía una granizada de himnos pop de ayer, de hoy, y de siempre: “Chicas de colegio”, “Hora punta en el Metro”, “Ya no volverás”, “El último bar”, “Botellas”…

Todo ante un público joven y talludo, que sabe apreciar la buena música y siente dentro de si el repertorio que Alvaro y su banda nos ofreció, con “Colgado”, “La calle del olvido”, “Ojos de Gata”, “Buena chica”, “Sobre un vidrio mojado”, “Ojos de Perdida” o “Déjame”.

Hace un año en las Ventas nos demostraron su fuerza en directo capaz de movernos a todos. Y esta vez, no fue distinto. Un colofón para un año donde se puede decir que 30 años no son nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: