Posteado por: Alberto Rubio | 4 marzo 2010

Pitu de Caleya (Asturias).

“Más vale comer pan con amor, que pollo con dolor” (Proverbio español).

Con este nombre que puede sonar extraño a algunos, se designa a un tipo de pollo que nace de las tierras de Asturias. Son pollos que se escogen desde su nacimiento y se alimentan sólo con maíz y trigo. Su vida se desarrolla en un mundo rural 100%, con plena libertad, y  es solo cuando llega la noche, cuando se refugian en unos recintos semi cerrados para preservarse del frío y de los depredadores.
Su alimentación, junto con su libertad para moverse, son las principales razones para que su carne sea sana y natural. Una carne que dicen es un verdadero manjar y que por desgracia no acaba de ser muy conocida.
Algunas diferencias que se dan entre el pitu de caleya y el pollo tradicional son:
– El pitu de caleya se alimenta con maíz y trigo naturales, además de lo que ellos picotean por el prado y el periodo que transcurre desde su nacimiento hasta su venta es de aproximadamente doce meses.
– El pollo que se comercializa viene de explotaciones masivas, se alimentan de piensos, están en recintos que no se pueden mover, por lo cual crecen de una forma muy poco natural, tan solo en tres o cuatro meses.

Así, la carne del pitu es mucho más exquisita y sana al ser tratados con tanto esmero y de un modo natural que les diferencia del pollo que podríamos llamar “industrial” o de ciudad.

*Ingredientes para la receta tradicional:

–1 pollo de corral

–2 cebollas

–pimiento verde

–pimiento rojo

–1 zanahoria

–perejil en rama

–coñac

–sal

*Preparación:

Después de trocear el «pitu», lo adobamos en sal y ajo y, acto seguido, lo regamos bien con un chorro de coñac y lo dejamos reposar durante 24 horas. Preparamos la sartén con abundante aceite bien caliente y freímos el «pitu» hasta que esté bien dorado. Después, lo colocamos en una tartera junto con las dos cebollas debidamente picadas, los medios pimientos y la zanahoria (todo troceado) y la rama de perejil. Le añadimos un vaso de agua y medio vaso de coñac y lo dejamos cocer a fuego lento hasta que esté tierno.

*Guarnición: 

Freímos las patatas (tipo avellana: pequeñas y redondas) y, posteriormente, las cocemos en una tartera durante media hora, junto con la salsa del «pitu». Cuando estén bien cocidas, las añadimos al «pitu» y presentamos el plato acompañado de los pimientos de piquillo.

*Consejos prácticos:

Para hacer el consomé, usaremos los menudos del «pitu», que cocemos junto con dos litros de agua, media cebolla, una rama de perejil y azafrán en rama. Una vez cocido, colamos el caldo y lo servimos acompañado de trocitos de pan frito.

(Fuente: Mancomunidad de la Comarca de la Sidra).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: