Posteado por: Alberto Rubio | 26 julio 2010

Chicago – El Musical (2009-2010).

“Bienvenidos. Damas y caballeros, van a ver ustedes una historia de asesinatos, corrupción, explotación y traición: todo eso que amamos y llevamos tan cerca del corazón”.

Chicago“. Una historia de celos, amor, pasión, crímenes, juicios, baile y mucho jazz.

Se trata del musical que se ha representado ya 13 años en los teatros de Broadway, 12 temporadas en las salas londinenses y con una estupenda adaptación cinematográfica a manos de Rob Marshall que se enfrentó al proyecto con resultados memorables.

Esa fue la carta de presentación para la llegada en Noviembre pasado al Broadway madrileño de la tan esperada adaptación española con Natalia Millán y Manuel Bandera como estrellas principales así como con la argentina Marcela Paoli.

Tres papeles principales que consiguen adaptar, cada uno con su estilo, para crear un conjunto lleno de fuerza escénica. Sobre todo, Bandera destaca en el número de “A por la pistola van”, con el juego de voces con Roxie a modo de marioneta y un largo solo final que deja boquiabiertos a los que escuchan su potente voz. Frente a él, la experiencia de Paoli tras haber interpretado en Buenos Aires el mismo papel, que le otorga el lado cómico que le hace estar más cercana al público con su chispa y sus expresiones.

A su lado y de un modo secundario pero no por ello peor, les complementan personajes que se hacen un hueco en la función. Por un lado, el marido de Roxie, el enamorado y entrañable Amos, que aunque él no lo crea, todos sabemos que él está ahí y defiende a su mujer ante todo; “Mama”, la guardiana de la cárcel con su gran voz en “Si cuidáis a Mama”; y Mary Sunshine, la periodista que nos da la sorpresa final a todos.

Su apuesta resulta aún más original que en otros musicales al apostar por la fuerza del argumento en sus actores, lejos de grandes decorados, vestuarios o iluminación. Algo nuevo y en principio, chocante. Puede ser objeto de rechazo o de agrado. Pero desde el momento en que arranca “All that jazz”, se vislumbra en sus bailes y la potencia de las voces el poder de la obra.

Habitualmente estamos acostumbrados a ver a la orquesta escondida bajo el stage, pero en esta ocasión, la banda es parte principal del escenario, que interactúa con los personajes y con el público con gran acierto y complicidad, orquestando la música de John Kander con maestría.

Bajo sus canciones recorremos el argumento fielmente reflejado con sus dotes de humor, y en donde los ojos se fijan en ellos a cada paso de baile. Canciones como “Al son del jazz”, o “El tango de la prisión” son ejemplos donde poder contemplar la combinación de coreografía e interpretación por parte de las actrices.

La historia de las chicas de la prisión, Velma Kelly, cantante de cabaret, y Roxie Hart, ama de casa que asesina a su amante al abandonarla, y que sucumben al juego del asesinato con aspiraciones de convertirse en grandes estrellas del Music Hall una vez consigan su libertad a manos del abogado sensacionalista Billy Flinn, es un retrato del Chicago de los años 20. Un argumento basado en un hecho real que dió pie a la creación de la obra.

El domingo 18 de Julio en el Teatro Coliseum de la Gran Vía, se abrió el telón por última vez para todo el elenco que forma “Chicago”. La última función del musical de esta temporada que daba a su fin antes de su gira española. Y no podía despedirse sin una actuación final de todo el equipo dando las gracias finales a sus espectadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: